Mi hijo es muy exigente

Mi hijo es muy exigente y rechaza la comida, ¿qué puedo hacer?

Es normal que los niños pequeños de repente se vuelvan "quisquillosos". Suelen rechazar los nuevos alimentos (aunque también lo hicieron con los que antes disfrutaban). Esto se debe a que descubren su propia voluntad y quieren tener autoridad sobre su propia comida. Rechazar cosas nuevas puede estar relacionado con un miedo que es típico de los niños pequeños, conocido como "neofobia".

Se sospecha que la razón de esto tiene un trasfondo biológico, porque cada nuevo alimento corre el riesgo de ser venenoso. La precaución de los niños es una forma de protección, que sucede a la edad en que aprenden a caminar y pueden sentirse “independientes”. Es importante que los padres sepan que la fase de “No me gusta esto” es temporal, y que intentar con paciencia puede cambiarla. Por lo que, si rechaza varios alimentos es normal y es mejor no criticarlos. Los niños a menudo necesitan algunos intentos antes de que les guste un determinado alimento.

Consejos:

Ofrecele a a tu hijo una amplia variedad de alimentos en un ambiente relajado, también aquellos que previamente rechazó. El mal humor arruina el apetito: entre más se quejen los padres, menos querrá comer el pequeño. Una elección saludable de alimentos en la mesa le da al niño la posibilidad de probar voluntariamente diferentes cosas y a saber qué le gusta. Sea un buen modelo a seguir y coma comidas variadas y saludables.

A veces ayuda el mezclar un alimento rechazado con uno que le guste a tu pequeño, y así se acostumbre lentamente al sabor (por ejemplo, mezcla un nuevo vegetal con un vegetal favorito, como las zanahorias). Incluso si toma algunos meses y tu paciencia se está agotando, tarde o temprano tu hijo comerá muchos alimentos diferentes, así que relájate y "siga intentándolo".

¿Tienes más preguntas?

Por favor, no dudes en contactarnos:

holahippmx